Árbol de navidad, un invento alemán del siglo XIV de origen ANUNNAKI #Katecon2006


Otro año a punto de terminar y como siempre aprovechamos para contarles sobre los orígenes paganos de todas éstas tradiciones que nada tienen que ver con Cristo como nos han hecho creer sino más bien con el anticristo y prueba de ello es el materialismo enfermizo que se ha posesionado de mentes y corazones cuando llegan éstas festividades donde a modo de apuestas podemos encontrarnos con que “entre más ames a tu familia y seres queridos, más regalos costosos deberás regalar”… una triste realidad donde se manipula por estos días esa mágica palabra amor que es malinterpretada llevándonos al materialismo y consumismo extremos.



Además de seguir tradiciones paganas que nos presentan como cristianas, hablando de Cristo aunque ninguna de esas manifestaciones nos acerca a él y menos cumplen con su legado y enseñanzas, llevan cientos de años engañándonos haciéndonos creer que se celebra el nacimiento del Salvador y como tal hay que “dar amor”… pero ese falso amor que se mide por el tamaño y costo de los regalos.


Entre esas tradiciones está la del famoso árbol de navidad del cual muchos se alegran por lo llamativo de su decoración, junto al que en algunos países suelen colocar el pesebre donde las figuras alusivas al nacimiento de Jesús dan la apariencia de “santidad” de la navidad, solo para ponerle una mascarada a esas oscuras tradiciones.  


Precisamente es bajo el árbol de navidad que las familias suelen colocar los regalos que reparten en la noche del 24 de diciembre pero son pocos los que realmente se han preguntado de dónde salió esa tradición …. aquí les contaré resumidamente de dónde salió y qué relación tiene con Alemania.


La historia del árbol de Navidad comienza en el siglo XIV


Para la mayoría de los alemanes, un abeto decorado es el centro simbólico de la Navidad, se cree que es el símbolo principal de esas festividades que supuestamente celebran el nacimiento del niño Jesús, que erróneamente se quedó chiquito y nunca creció, es la idea que se manda al inconsciente colectivo,el niño Jesús que se creció hace casi dos mil años y murió a los 33 años y crucificado. Todos los años antes de la víspera de Navidad, es una tradición instalar un árbol de Navidad y decorarlo festivamente con velas, bolas, ángeles, oropel, pan de jengibre y una estrella en la parte superior del árbol.  Entre más vistoso, más navideño y “cristiano” quedará.



En la víspera de Navidad, la familia se reúne alrededor del árbol de Navidad en la sala de estar y desempaca los regalos que previamente se colocaron debajo del árbol.

Pero…. siglos atrás, las plantas de hoja perenne eran un símbolo de fertilidad y vitalidad en las culturas paganas. 


Por ejemplo, en el solsticio de invierno, los teutones colocaban ramas de pino en lugares públicos y frente a sus casas. Siempre entre el 21 y 22 de diciembre que es cuando se da el día más corto y la noche más larga que más bien era una manera de invocar la fuerza del dios sol que se había debilitado durante el invierno, y las plantas de hoja perenne sirvieron como un recordatorio de que el dios volvería a brillar y era solo cuestión de tiempo esperar la primavera y el verano.

NimRod, uno de los epítetos del
dios Osiris, con su arbolito de navidad

Los antiguos egipcios llenaban sus hogares de juncos de palma verde en honor al dios solar Ra, que tenía la cabeza de un halcón y llevaba el sol como una corona.


En Babilonia la tradición decía que “la reina Semiramis les dijo a los fieles que cuando Tammuz (Osiris alias Nimrod ) fué asesinado … parte de su sangre cayó sobre el tocón de un árbol de hoja perenne , y el tocón se convirtió en un árbol completamente nuevo durante la noche. Esto hizo que el árbol de hoja perenne fuera sagrado para el pueblo ya que creían que era sagrado y por eso cada fin de año cortaban un árbol para recordar a su dios solar y su trágica muerte.  El árbol que cortaban era uno joven y robusto que luego envolvían con ropas funerarias y lo enterraban o en otros casos, llevaban dicho árbol al templo de adoración de la diosa de los mil nombres, Semiramis, Asera, Ashtar, Ishtar…. una tradición que es mencionada en varios pasajes bíblicos: Deuteronomio 12: 2, 1 Reyes 14:23, 2 Reyes 16: 4, 2 Reyes 17:10, 2 Crónicas 28: 4, Isaías 57: 5, Jeremías 2:20, Jeremías 3: 6, Jeremías 3: 6 , Jeremías 3:13, Jeremías 17: 2, Ezequiel 6:13, Ezequiel 17:24, Ezequiel 20:47, Oseas 14: 8


 En el norte de Europa, los celtas decoraron sus templos druidas con ramas de hoja perenne que significaban vida eterna. Más al norte, los vikingos pensaban que las plantas de hoja perenne eran las plantas de Balder, el dios de la luz y la paz. Los antiguos romanos marcaron el solsticio de invierno con una fiesta llamada Saturnalia en honor de Saturno, el dios de la agricultura, y, como los celtas, decoraron sus hogares y templos con ramas de hoja perenne.


De hecho en honor a Saturno se daban las saturnalias,  la celebración más importante en la vida romana. Fué una celebración sin dios y sin ley que tenía una semana de duración y que se celebraba entre el 17 y el 25 de diciembre, en la que nadie podía ser procesado por herir o matar a personas, violar, robar, algo que generalmente era y es ilegal contra la ley. 


Pero aunque mucha gente se desahogó aprovechando la ilegalidad, Saturnalia también podría ser un momento de “amabilidad”. Durante las Saturnales, muchos romanos practicaban festejos e intercambio de regalos.  Los cristianos en su afán de acercarse a esas tradiciones y convertir a los paganos, eligieron que ese último día de las saturnalias fuera el día del nacimiento de Cristo, como para darle otro tinte a tan horrenda celebración que incluía además orgías desenfrenadas.


En la Edad Media, incluso los árboles enteros fueron decorados para ciertas festividades, como el árbol de mayo.    En las zonas del norte, en invierno se colgaban ramas de abeto en la casa para evitar que entraran espíritus malignos y alimentar la esperanza de la próxima primavera.  Pero es en Alemania donde se da el gran cambio, donde se da origen al árbol de navidad como se conoce en nuestros días.

Según declaraciones no confirmadas, se decía que desde 1419 los miembros de la panadería de Freiburg de Brisgovia habían colgado un árbol de Navidad con pan de jengibre, manzanas, frutas, dátiles y nueces.  Entonces a los niños se les permitía retirar los deliciosos adornos decorativos para las fechas del 24 de diciembre aunque no era una práctica muy extendida.


Sin embargo, la evidencia más antigua de un abeto decorado proviene de la crónica del gremio de la artesanía urbana en Bremen de 1597. Los primeros árboles de Navidad no se instalaron hasta el siglo XV.   En ese momento, Martín Lutero y otros reformadores lo declararon el símbolo navideño de los protestantes, mientras que el pesebre fué durante mucho tiempo solo parte de la Navidad católica.  Principalmente el árbol de navidad era una tradición que seguían los protestantes.


La costumbre fué siendo llevada con el paso del tiempo de los gremios  a las familias urbanas. A principios del siglo XVII, se dice que los árboles de Navidad decorados en Estrasburgo, en Alsacia, adornaban las salas de estar pero se volvieron especialmente populares gracias a la realeza, como se conoce históricamente, la duquesa Dorothea Sibylle de Silesia decoró el primer árbol de Navidad con velas en 1611.


En el siglo XVIII, la costumbre se extendió por primera vez a altos funcionarios y ciudadanos ricos en las ciudades, ya que los abetos todavía eran escasos en Europa Central en ese momento y, por lo tanto, eran muy caros.



Una de las primeras menciones literarias del árbol de Navidad también proviene de ésta fase. En su novela “Las penas del joven Werther” de 1774, Johann Wolfgang von Goethe deleitó a su protagonista un domingo antes de Navidad junto a un árbol con velas de cera, dulces de azúcar y manzanas.  La tradición era exclusiva de los protestantes pero se extendería a los católicos  durante las guerras de libertad contra Napoleón a principios del siglo XIX.


El árbol de Navidad decorado se convirtió gradualmente en un inventario festivo en los salones burgueses de la ciudad y el campo. En 1832, un profesor de Harvard nacido en Alemania instaló un árbol de Navidad en su casa, llevando la costumbre a América del Norte igualmente en Europa la reina Victoria casada con un alemán, volvería popular el árbol navideño que se convirtió en una nueva forma de celebrar.


A mediados de siglo se produjeron adornos navideños por primera vez, mientras que en 1882 se observó el primer árbol de Navidad del mundo iluminado con luz eléctrica en los EE. UU. 


En 1891, se colocó por primera vez un árbol de Navidad en la Casa Blanca, la residencia oficial del presidente estadounidense.


De hecho, si no fuera por la reina Victoria, la monarca más poderosa de su tiempo, los abetos decorados podrían haber seguido siendo una oscura costumbre que solo un par de países germánicos y eslavos practicaban, ha sido gracias a la realeza que muchas costumbres paganas son practicadas hoy en día, esta del árbol es una de ellas.


El árbol de Navidad siempre se ha considerado un símbolo burgués, la Iglesia católica se ha defendido durante mucho tiempo contra las costumbres “no cristianas” pero a mediados del siglo XX se permitieron los árboles de Navidad en las iglesias católicas. El Papa Juan Pablo II, uno de los mayores encubridores de pedófilos finalmente introdujo las costumbres en el Vaticano en 1982, cuando se colocó el primer árbol de Navidad en la Plaza de San Pedro en Roma.



Mientras tanto, el árbol de Navidad se ha convertido en una parte integral de la víspera de Navidad. Anualmente se espera que alrededor de 25 millones de árboles de Navidad lleguen a una sala de estar en Alemania, sean adornados con los costosos regalitos y “calienten” los corazones de jóvenes y adultos…. y sin hablar de las mulltimillonarias ganancias que deja esta pagana tradición en honor a los dioses anunnaki.


La tradición de otro famoso árbol de Navidad tiene su origen en la Segunda Guerra Mundial : el abeto que se coloca en Trafalgar Square en Londres todos los años siempre proviene de Noruega. Su objetivo es conmemorar la lucha común de los dos países contra la Alemania nazi . El Papa y la ciudad de Roma también están encantados con el resplandor de un gran árbol en la Plaza de San Pedro en Navidad. El árbol tradicionalmente proviene de un país diferente cada año.


Vos también adornás tu casa en navidad con el árbol?… por lo menos que sepas de dónde vienen todas esas tradiciones.

source https://nuevoordenmundialreptiliano.blogspot.com/2019/12/arbol-de-navidad-un-invento-aleman-del.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s